Unidades de Coordinación de Fracturas (FLS)

Las Unidades de Coordinación de Fracturas o FLS (Fracture Liaison Services, en inglés), son un modelo multidisciplinar de atención dirigido a aquellos pacientes que han sufrido una fractura por fragilidad. Persiguen garantizar la evaluación y el tratamiento adecuado para todos los pacientes que han sufrido una fractura osteoporótica, mediante un protocolo estandarizado de derivación del paciente.

En una FLS se realiza identificación, investigación, iniciación de tratamiento y seguimiento de los pacientes con fractura. Se utilizan registros electrónicos para optimizar la captación de los pacientes. La evaluación incluye factores de riesgo, densitometría ósea (DXA), radiografía y estudios para excluir causas secundarias de la osteoporosis. El tratamiento incluye medidas no farmacológicas y osteoprotectores.

Las FLS se consideran la estructura organizativa más eficaz para aumentar la evaluación y el tratamiento después de cualquier fractura por osteoporosis, por lo que diferentes sociedades de osteoporosis recomiendan su implantación, aconsejándose un entorno multidisciplinar y coordinado con Atención Primaria.

Las FLS tienen ventajas respecto al manejo estándar del paciente con fractura: incremento de realización de densitometrías DXA (48% vs 23%), inicio de tratamiento (38% vs 17%) y adherencia al mismo (57% vs 34%). El modelo FLS consigue una reducción del riesgo de sufrir nuevas fracturas y del riesgo de muerte asociada, a través de tres ejes: la identificación de fracturas por fragilidad, el incremento del número de pacientes de riesgo tratados y la mejora del cumplimiento terapéutico.

En España existen diversas experiencias FLS con resultados satisfactorios. El mapa de “best practice” de la IOF incluye 59 Unidades FLS españolas (centros públicos y privados), además de cerca de una veintena en proceso de acreditación. Sin embargo, esta cifra es insuficiente. La creación de FLS en todos los hospitales permitiría realizar una prevención secundaria efectiva a un coste razonable.

De hecho, el modelo de FLS es el más valorado por ser el más coste-efectivo para la prevención de fracturas secundarias. Su objetivo principal se basa en proporcionar una hoja de ruta a las instituciones para la implementación de este modelo asistencial, basado en la existencia de un coordinador de fracturas. También contribuye a la mejora de la atención al paciente y la optimización de costes al sistema sanitario.

Desde la perspectiva del SNS, la implementación de una Unidad de Coordinación de Fracturas representa una intervención coste-efectiva frente al manejo convencional de los pacientes en prevención secundaria por fractura por fragilidad. Según un estudio reciente, basado en datos de FLS en España —en comparación con la atención estándar—, las unidades FLS consiguen una mejora de la calidad y esperanza de vida, con un coste limitado, resultando en una ratio de coste-efectividad de 6.855,23 € por cada año de vida ajustado por calidad (AVAC) ganado, en un horizonte de 10 años.